Un trabajo de Dios

Una tarde Dios, alias Todopoderoso, quiso dar prueba de su existencia a dos incrédulos y empezó a trabajar. Lanzó sobre ellos la delicia del amor, la angustia de la duda, la más viva pasión y el temor por el otro. Envió versos desesperados que colocó en sus labios. Temblaban sólo de pensarse el uno al…