Secreto temblor

El secreto temblor de la amistad disipa alejamientos y crepúsculos. Somos en todo momento Isla que se desborda en la impar manía por los regresos. Nos define la memoria reminiscencia que se cultiva golpe a golpe verso a verso con el aliento siempre vital  de las cortesías que no creen en distancias ni despedidas. En…

Sin palabras.

Bajé las escaleras con un par de pan con tortillas en la mano. Los llevaba envueltos en una jabita azul y podía sentir el calor de la tortilla acabada de hacer, el olor a cebolla y pimiento recién cocidos entre los huevos era notable. Soy un mierda. Pensé mientras bajaba los tres pisos que me…

Es Nackicet Domínguez: No os asombréis de nada

Me lo tropecé en las pocas ocasiones que pude visitar la Feria. No hubo una vez que lo viera comer, beber una tropicola para reanimar o gastar la sed que provoca la asfixia y el ajetreo ferial. A penas lo veía era con la cámara en ristre escabullirse de un escenario para otro donde desde…

knock out

Dispones el bolso, los papeles, el alma. Vas al trabajo tras un autosermón calzas la mejor cara sales al mundo. Crees que llevas música privada el taxista no opina lo mismo rompe tus tímpanos cambia el itinerario inconsultamente caes derrotada. (Fin del primer round). Saltas del auto a toda prisa adolescentes te cortan el paso…

Bajo amenaza

Habana hoy voy a salir a buscar un gorrión entre tus balaustradas Ese pretexto que me haga llegar a mi interior Asirme a lo insondable del tiempo Especular con el silencio Y abandonarme a la suerte de un itinerario sin bitácora   …enero 10 y 2018

Casa de versos

Mi casa de versos te atrapa desde las manos, con la primera mirada que amanece a la luz te trae, sabores de mil horas de andares, olores y besos indomables. Mi casa de versos la habitas descalzo de poses, despeinado, saltarín. Risa con vértigo eres de tanta risa. Por sus salones esparces miradas, burlas, sentencias…

Habana mía

Tenía unos deseos del carajo de salir a saludarla. Desde finales del 2017 no salía a la calle con la cámara. Me resultaba imprescindible encontrarme con ella. Mirarla, fija y egoístamente. Vacilarla, darle una gozada  como solemos hacerlo los fotógrafos callejeros. Al atajo de uno de sus balcones, cual voyeur o transeúnte indiscreto, procuraba conseguir…

Memorándum

Hoy no encuentro el instante el estático cosmos donde se rinden neutrónes       protónes      fotónes ese vacío que nos aletarga la memoria en el eclipse de la oquedad del silencio.   Hoy no están mis versos ladrando a la luna el susurro de estas venas me dan un poquito de miedo porque la realidad se me…

Sinapsis en la garganta

Entré a la librería, entonces conocida como Viet Nam Heroico, (hoy Centro Cultural Habana de San Rafael) con los únicos veinte pesos que tenía para salvar? el mes. Era el angustioso mes de diciembre del año 1999. El mundo a punto de acabarse, según las arbitrarias interpretaciones hechas al calendario Maya, y yo, como una…

La entrega

Ella acariciaba una palabra escrita con letras brillantes. Él la miraba recostado en su espacio, siempre el mismo. Deseaba ser tocado otra vez por sus dedos. Ella sonreía. Él, con la paciencia de una letanía, repetía: ámame. No es que ella no se hubiera decidido a poseerlo, más bien soñaba con eso hacía un tiempo….

El bulto

Salió del stand presuroso. Se le encandilaron los ojos -la demasiada luz, diría Eliseo Diego-. Se puso la mano en la frente a manera de visera. Giró la cabeza a uno y a otro lado de la calle. Se agachó y puso su carga en el suelo, delante de mis pasos presurosos. Me hinqué de…

Martes de noviembre

Caminaba sensual, sus pasos atravesaban la tarde sin miramientos. Iba arreglada,  el pelo impecablemente recogido, aunque los labios despintados por  el trajín del día. Hermosa era, sin dudas, y la voluptuosidad de sus piernas se adivinaba gracias al ajustado jean. Con su andar entibiaba el frío matinal y hasta los adoquines. La inmensa cartera –muy…